viernes, 17 de octubre de 2014

Ejemplar castigo del demonio, en figura de perros, al lascivo seductor de religiosa

                                                                                                                                 
La figura del 'galán de monjas' ya se perfila en la curiosísima obra de Antonio de Torquemada (no confundir con el inquisidor Tomás de Torquemada) Jardín de flores curiosas, publicado por primera vez en Salamanca en 1570, donde en uno de los diálogos del tratado tercero que componen la obra se nos narran los amores ilícitos de un caballero rico y principal que trataba de amores con una monja donde ya aparece el motivo de 'la contemplación del propio entierro' y cómo el demonio en figura de dos mastines acabaron despedazándole.

Edición de Amberes de 1575
Lope de Vega en La buena guarda (1610) cuenta la historia de la monja seducida que abandona el convento para seguir a su galán, pero sigue siendo muy devota, así que la Virgen se apiada de ella y toma su lugar en el convento, para que nadie note su ausencia, hasta que la monja vuelve arrepentida.

Agustín Durán en el tomo II de su imprescindible recopilación del Romancero general o colección de romances castellanos anteriores al siglo XVIII (números 1271 y 1272) reproduce dos anónimos pliegos sueltos con el título de Lisardo, el estudiante de Córdoba que desarrolla parecido tema y donde el seductor Lisardo también contempla su propio entierro, historia aprovechada posteriormente por Espronceda en El estudiante de Salamanca, aunque el desarrollo más acabado de la historia nos conduce al Don Juan Tenorio, de Zorrilla, donde la figura de la monja enamorada resulta tan sugerente y atractiva para la mentalidad romántica.

El pliego que reproduzco es claramente deudor de la historia que ya venía apuntada en el libro de Torquemada y de su posterior desarrollo en pliegos sueltos y en obras de teatro.

El pliego está editado editado en Madrid por la imprenta de Andrés de Sotos (s.a.), aunque sabemos este impresor desarrolló su actividad impresora entre los años 1764 y 1792.






Antonio Lorenzo

No hay comentarios:

Publicar un comentario