lunes, 11 de febrero de 2019

Impresos populares: el Sexenio Democrático y la 1ª República (1868-1874) [IV] (El duelo cuyo precio fue el trono de España)


Tras el triunfo de la revolución La Gloriosa y la salida hacia el exilio de la reina Isabel II, nos encontramos en pleno año 1870. La principal labor del gobierno, con la oposición de los republicanos y de relevantes figuras políticas, era encontrar un rey que se adaptara al papel reservado por la nueva constitución de 1869: un monarca constitucional que reine pero no gobierne. 

En mayo de 1870, ante la inviabilidad de encontrar un candidato idóneo para el trono de España, el general Prim, con el apoyo de Pascual Madoz, pese a no estar muy convencido, escribe al general Espartero para tantear su disposición a ser rey, propuesta que el ilustre general rechazó de forma inmediata. Hubo hasta coplas populares que recogían la idoneidad de su candidatura:

                                                      Dichosa sería España
                                                      bajo demócrata mando,
                                                      altivo, no tolerado,
                                                      la corona en sien extraña;
                                                      de los Borbones la saña
                                     
                 olvidar nunca debemos,
                                                      Montpensier, no lo queremos,
                                                      Espartero es popular,
                                                      Rey lo debemos alzar.

El duelo cuyo precio fue el trono de España

Entre las opciones posibles para ocupar el trono de España se encontraba con muchas posibilidades la candidatura de Antonio María de Orleans, duque de Montpensier. Antonio María de Orleans (1824-1890) era hijo del rey de Francia Luis Felipe de Orleans, quien dispuso por razones políticas que se casara con la hermana de la reina española Isabel II, María Luisa Fernanda, enlace que se hizo coincidir con la de la propia Isabel II con Francisco de Asís el día 10 de octubre de 1846. El mismo día de la boda Isabel II le concedió el grado de capitán general y el título de infante.

María Luisa Fernanda tenía entonces quince años y el novio veintidós y ni ella hablaba francés ni su esposo español. Montpensier era un hombre de gustos exquisitos, a diferencia de su esposa, que era una persona sencilla y poco dada al boato; por ello, en la corte de los Orleans Luisa Fernanda era conocida familiarmente como “la petite sauvage” (“la pequeña salvaje”).

Como militar, se distinguió en la campaña de Argelia, estableciéndose en España tras la revolución de 1848. Con la caída de la reina Isabel II tras el triunfo de la Revolución de 1868, se convirtió en uno de los candidatos más serios a la Corona española, pero pronto malogró sus pretensiones al matar en un desgraciado duelo a Enrique María Fernando de Borbón, hermano del rey consorte Francisco de Asís, por sentirse injuriado por unos folletos y declaraciones y ser tachado de desleal en un escrito. 

En 1869 y 1870, Enrique María de Borbón, infante por nacimiento y no por matrimonio, publicó varios panfletos y artículos contra su primo, el duque de Montpensier. El 10 de Marzo de 1870, en el periódico "La Época" apareció un artículo firmado por el Infante donde se declaraba "el más decidido enemigo del duque francés mientras viviera". En su escrito lo llamó "hinchado pastelero francés", acusándolo de conspirar para conseguir el trono de España. Parece ser que de todas estas declaraciones lo que más molestó al duque fue que lo llamara "hinchado pastelero francés". El duque le envió a su primo una nota exigiendo que se retractara, a lo que el infante respondió lo siguiente: «Muy Sr. Mío: el papel que me ha remitido y le devuelvo adjunto, está escrito por mí y por consiguiente respondo de él». Tras esa respuesta, el duque lo retó a un duelo a muerte.

Dehesa de Carabanchel, 12 de marzo de 1870

El 12 de marzo de 1870 tuvo lugar el enfrentamiento a pistola que iba a cambiar el futuro político de la España del siglo XIX. El enfrentamiento se produjo en la llamada "Dehesa de los Carabancheles". El lugar exacto del duelo se desconoce, pero la dehesa pertenecía entonces al término de Carabanchel Alto que compró el Ministerio de la Guerra para establecer una escuela de tiro. El duelo pudo producirse, según distintas hipótesis, en lo que actualmente se conoce por el Pinar de San José, al lado del aeródromo de Cuatro Vientos, o bien en un bosquecillo cercano a la actual localidad de Alcorcón.

Reproduzco dos planos: el primero de 1856 y el segundo de 1927.

Dehesa de Los Carabancheles según plano de 1856

Plano del campo de tiro y maniobras de Carabanchel (1927)
Sea como fuere, se conserva el acta del enfrentamiento, que paso seguidamente a reproducir por considerarlo de interés o simplemente como mera curiosidad.

Acta del duelo
"En Madrid a 12 de marzo de 1870, siendo las ocho de la tarde, reunidos los que suscriben en la casa morada del Excmo. Sr. Teniente General don Fernando Fernández de Córdova, acordaron levantar acta de todo lo ocurrido en el lance de honor concertado en la noche de ayer y llevado a término en la mañana de hoy en la forma siguiente.
Siendo las diez del día, se presentaron en el exportazgo de las ventas de Alcorcón, el Sr. Infante D. Enrique de Borbón y el Sr. Duque de Montpensier, acompañados de los infraescritos y los doctores D. José Sumsi y Luis Leira.
Acto continuo, se dirigieron todos los referidos a la Escuela de Tiro en la dehesa de los Carabancheles y, obtenida la licencia del Sr. Comandante jefe de aquel puesto militar para probar unas pistolas, se eligió un lugar próximo al blanco de los tiros de cañón.
Medida entre el Sr. General Córdova y D. Federico Rubio con un metro la distancia de nueve metros en cumplimiento del acuerdo número primero, pareció a ambos que resultaba corta en el campo y propusieron alterar en este punto lo pactado, alargando un metro más la distancia; cuya proposición fue aceptada sin discusión y con el mayor gusto por todos los demás testigos; en cuya virtud se midió y rayó, a uno y otro extremo, la distancia de diez metros, fijándola además con dos piquetes.
Acto seguido, se procedió a echar suerte para que ésta designara quién debía disparar primero, resultando corresponder al Sr. Infante D. Enrique.
De igual manera se procedió para elegir el punto en que se habían de colocar los combatientes y correspondió la elección al Sr. Infante D. Enrique.
Entregadas a dicho señor y al Sr. Duque de Montpensier sus armas respectivas, se dio la voz de “atención” y perteneciendo al Sr. D. Enrique disparar primero, hizo fuego sin resultado y respondió con su disparo el Sr. Duque, con igual suceso.
Cargadas nuevamente las pistolas, conferenciaron los infraescritos sobre la condición establecida número 2 que disponía acortar en un metro la distancia si el primer disparo no daba resultado, y sin discusión se acordó unánimemente que no se diese cumplimiento al artículo y no se disminuyese la distancia de los diez metros.
Disparó por segunda vez el señor Infante, sin que ocurriera novedad.
Hizo su disparo el señor duque y la bala, dando entre la caja y la llave de la pistola de su adversario, se partió en dos: media quedó incrustada entre los muelles y la otra mitad, chocando en la levita por encima de la clavícula derecha, rompió el paño sin penetrar en el chaleco. Reconocido el señor infante por los facultativos y preguntado con la debida solicitud por los testigos de una y otra parte si sentía molestia en algún punto o alguna dificultad que le estorbase, contestó negativamente repetidas veces; y examinado, no obstante, con la atención oportuna, no resultó que estuviese herido ni contuso.
En este momento, el señor general Alaminos se acercó al señor Rubio preguntándole si aquel accidente no sería bastante a dejar en lugar honroso a las partes, sin ser necesario que continuase el duelo; contestado afirmativamente por el señor Rubio, pasaron a proponer esta opinión a sus demás compañeros y, después de discutida con el mejor ánimo por parte de todos, se convino unánimemente en que la condición establecida en el número 6 prescribía que el combate no había de terminar hasta resultar herida y que, de haberla por pequeña que fuese, podría aprovecharse benignamente dicha circunstancia; pero que no existiendo ni tampoco contusión y declarando el infante con insistencia que no había recibido ningún daño ni sentido molestia que le dificultase el manejo de su arma, dada la publicidad del caso, el carácter de las personas, el hecho de haberse alterado benignamente las dos condiciones más duras del combate, y lo ocasionados que son estos sucesos a ser objeto de prolongadas Interpretaciones que dejan peor parado el decoro de los combatientes, aun habiendo sufrido todos los peligros del duelo, se acordó por unanimidad que continuase.
Hizo su tercer disparo el infante don Enrique, sin resultado.
Disparó en su turno el señor duque y cayó en tierra el infante don Enrique.
Reconocido por los doctores Sumsi, Leira y Rubio, resultó tener una herida penetrante en la región temporal derecha; las arterias temporales estaban rotas; la masa cerebral, perforada; la vida de relación y de sensibilidad, abolida; la respiración, estertorosa.
Acompañado por testigos de una y otra parte hasta que vino una camilla que, recogiéndolo, llevó el cuerpo del señor infante al próximo campamento, se convocaron los infrascritos para la sesión presente y acordaron levantar este acta, en cumplimiento de la ley y de los usos y costumbres de los lances de honor, disponiendo, además, se escriban en el número necesario para entregar, una a los herederos del infante don Enrique de Borbón, otra al duque de Montpensier, una a cada testigo y otra para que el señor Teniente General Don Fernando Fernández de Córdova se encargue de depositarla, en tiempo oportuno, en alguno de los establecimientos públicos encargados de la custodia de papeles.
Firman: Federico Rubio. Juan de Alaminos y de Vivar. Fernando Fernández de Córdova. Emigdio Santamaría. Andrés Ortiz y Arana. Felipe de Solís y Campuzano.
12 de marzo de 1870".
La trágica muerte del infante causó una general y profunda consternación. El duque de Montpensier tuvo que enfrentarse a un Consejo de Guerra, de cuyo resultado se desprendió que la muerte del infante fue accidental, aunque se impuso al duque un mes de destierro y el pago de una indemnización a la familia del muerto, indemnización, por cierto, que fue rechazada por el hijo mayor del fallecido.


Don Enrique recibió sepultura en el cementerio de San Isidro de Madrid. Al entierro, organizado con gran aparato por la masonería a la que pertenecía, se dice que asistieron unas diez mil personas. Sus hijos fueron adoptados por su hermano y marido de Isabel II don Francisco de Asís de Borbón.


Este desgraciado episodio perjudicó notablemente a sus aspiraciones para hacerse con el trono español. La revista satírica La Flaca, de marcado corte republicano, aprovechó el 'lance' entre los dos borbones para criticar y ridiculizar la situación mediante una mordaz sátira en verso, recogida a los pocos días de su enfrentamiento.

La Flaca, nº 39, 20 de marzo de 1870
La votación para elegir al nuevo rey se celebró el 16 de noviembre de 1870 con el siguiente resultado: Amadeo de Saboya, 191 votos; Republicanos, 60 votos; duque de Montpensier, 27 votos; General Espartero, 8 votos y el príncipe Alfonso, que sería más tarde Alfonso XII, solo 2 votos, con 29 ausencias, 4 diputados enfermos y 19 votos en blanco.

Tras estos resultados el duque de Montpensier se negó a reconocer al nuevo rey, perdió su grado de capitán general y fue desterrado a Baleares, aunque volvería a Madrid al ser elegido diputado por San Fernando (Cádiz). No cesaron sus conspiraciones contra Amadeo, como antes había hecho contra su cuñada Isabel II.

El 27 diciembre del mismo año, el general Prim, firme valedor de la candidatura de Amadeo, sufrió un atentado que le costó la vida tres días después. Aún se discute si la muerte del militar fue a consecuencia de la infección causada por las heridas o por un estrangulamiento durante su convalecencia. Circuló la sospecha de que el autor intelectual del magnicidio era achacable al propio duque de Montpensier, lo que no se pudo demostrar de forma convincente.

Reacio a desaparecer del mapa político, tras la abdicación de Amadeo y el fracaso de la I República, se presentó más tarde como diputado a Cortes, pero no resultó elegido. Más tarde, colaboró en la subida al trono de Alfonso XII (1874), quien se casó con una de sus hijas: María de las Mercedes, fallecida a los pocos meses de su boda y que ha pasado al imaginario popular en forma de romancillo, que no es sino la adaptación discursiva del viejo romance de "La Aparición o el Palmero" (conocido desde el siglo XVI), y que se popularizó como repertorio de los juegos infantiles, y más adelante mediante la conocidísima película ¿Dónde vas, Alfonso XII?, rodada en 1958 y protagonizada por Vicente Parra como el rey Alfonso XII y por Paquita Rico como María de las Mercedes.

La azarosa vida del duque de Montpensier, en suma, siempre estuvo salpicada por su deseo insatisfecho de acceder al trono español, por lo que contó con partidarios y detractores. De estos últimos, el más significativo por su férrea oposición a su candidatura fue el general Prim.

Reproduzco la lámina, impresa en Barcelona por Llorens, y a la venta en la tienda de Palma de Mallorca de M. Borrás.



Sin embargo, no todo en la vida del duque es negativo, pues nuevos estudios se han detenido en señalar su labor de mecenas de obras de arte, firme defensor de las tradiciones sevillanas y promotor de la restauración de monumentos civiles y religiosos revitalizando cultural y económicamente la Sevilla romántica tan alabada por los viajeros ilustrados. Su residencia sevillana del palacio de San Telmo se convirtió en un importante lugar de encuentro de artistas y de personalidades extranjeras.

Tras este repaso a la azarosa vida de Antonio de Orleans, añado una lámina donde los duques de Montpensier visitaron Barcelona y fueron aclamados con gran éxito en 1857. Sin duda faltaba mucho tiempo aún para que las intrigas del duque en pos de la corona española se materializasen en toda su amplitud.



©Antonio Lorenzo

2 comentarios:

  1. Antonio Machado y Álvarez recoge la siguiente Soleá en el repertorio flamenco:
    Se merece tu persona
    El palacio de una infanta,
    de una reina, la corona.
    Según Rodríguez Marín, está referida al Palacio de San Telmo de Sevilla, propiedad de los Montpensier. Posiblemente sea una de las muchas coplas dedicadas a María de las Mercedes. Hermosa entrada. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el seguimiento y por las noticias que aportas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar