martes, 10 de agosto de 2021

San Lorenzo, martirizado y asado en la parrilla

Fra Angélico - Juicio y martirio de san Lorenzo

El día 10 de agosto celebra el santoral católico el día de san Lorenzo. La tradición sitúa el nacimiento del santo en la ciudad de Huesca, perteneciente entonces a la Hispania Tarraconensis. Cuando en 257 Sixto II fue nombrado papa, ordenó como diácono a Lorenzo, razón por la cual se le considera oficialmente como el santo patrono de los diáconos. Se dice que era también el encargado de administrar los bienes de la Iglesia y atender el cuidado de los pobres. El año de su martirio se sitúa en el año 258.

Según la leyenda, entre los tesoros de la Iglesia confiados a Lorenzo se encontraba el Santo Grial (la copa usada por Jesús y los Apóstoles en la Última Cena) y que consiguió enviarlo a Huesca, junto con una carta y un inventario, donde fue escondido y olvidado durante siglos.

A los tres días del martirio del papa Sixto II, quien fue quien ordenó diácono a Lorenzo, fue detenido y conminado a entregar los bienes que custodiaba de la iglesia, de los que no quedaba alguno pues los había distribuido entre los pobres. Fue condenado a ser asado en una parrilla sobre un manto de brasas, suplicio inverosímil e infrecuente en la época de la persecución de Valeriano en la tradición romana, aunque acabó convirtiéndose en el símbolo iconográfico característico del martirio del diácono.

Su culto se extendió rápidamente por muchos lugares, con especial mención en España al famoso Monasterio de San Lorenzo del Escorial, mandado edificar por Felipe II para conmemorar su victoria en la batalla de San Quintín, que tuvo lugar un 10 de agosto del año 1557. Hay quienes sostienen que, si se mira desde arriba, el monasterio tiene forma de parrilla con cuatro torres en las esquinas y el palacio real haciendo de mango.


Tras san Pedro y san Pablo san Lorenzo es el tercer santo patrón de la ciudad de Roma

 Su actitud ante la muerte

Según repetidas leyendas se dice que Lorenzo, mientras se quemaba en la parrilla y en medio de su atroz martirio exclamó a sus verdugos: "Dadme la vuelta, que por este lado ya estoy hecho".

Este arranque burlón y con cierta arrogancia chulesca mientras se encontraba asándose en la parrilla a modo de barbacoa, fue reinterpretado con sorna por la tradición popular en una irreverente, pero hilarante coplilla:

                                                    San Lorenzo en la parrilla
                                                    fue y le dijo a los judíos:
                                                    -Dadme la vuelta, cabrones,
                                                    que tengo los huevos fríos.


Aunque Lorenzo parece que aguantó el tormento con beneplácito y sentido humorístico no pudo evitar dejar escapar algunas lágrimas, las mismas que desde la Edad Media se supone llueven en el firmamento cada año coincidiendo con la festividad de su salvaje muerte el 10 de agosto. En realidad, esas lágrimas son estrellas fugaces conocidas por los astrónomos como Perseidas al provenir de la constelación de Perseo. Pequeñísimos restos de su cola inferiores a un grano de arroz que al entrar en contacto con la atmósfera se encienden como una yesca.

La leyenda popular sostiene que las lágrimas del santo durante su martirio fueron recogidas por un ángel en un cáliz que llevó al cielo. Desde entonces, Dios toma el cáliz cada año en su fiesta y arroja a las nubes parte de su contenido. Desde la tierra se ven esas lágrimas transformadas en una especie de lluvia de oro, simbolizando que el propio cielo llora la muerte de santo.

Otros dichos o refranes populares se refieren al habitual calor intenso propio del 10 de julio, como se expresa en: «al sol le llaman Lorenzo y a la luna Catalina», «Por San Lorenzo, calor intenso», «San Lorenzo en la parrilla y el labrador en la trilla»...

 Culto a san Lorenzo

El culto a San Lorenzo se difundió tempranamente por toda la Cristiandad tras su muerte. Los escritores medievales, interesados especialmente por los motivos religiosos, ampliaron los temas de su predilección haciendo caso omiso o modificando la realidad histórica.

Desde un punto de vista religioso y trascendente sobre la justificación de tan extraña actitud de Lorenzo frente a los verdugos se basa en la idea, recogida en escritos antiguos sobre los mártires, de que "cuando el alma está enteramente en el cielo, la carne que sufre no es la nuestra; el cuerpo permanece insensible cuando el espíritu está en Dios" (Passio Montani atque lucii et comitum, año 259).

Los primeros testimonios literarios sobre san Lorenzo aparecen un siglo posterior a su martirio. San Lorenzo es uno de los mártires más famosos de la iglesia universal debido a las sugestivas circunstancias de su martirio divulgadas por san Dámaso, papa de 366 a 384; el célebre obispo de Milán, san Ambrosio (340 a 397) y el poeta Prudencio (348 a 415).

Un antecedente literario de gran importancia entre nosotros es el poema narrativo medieval hagiográfico el Martiryo de Sant Laurencio elaborado por Gonzalo de Berceo, máximo representante del mester de Clerecía, compuesto en el siglo XIII hacia el año 1264. La importancia de este poema es notable porque indica la pronta devoción al santuario de Sant Lorent que se encontraba próximo al monasterio benedictino de San Millán de la Cogolla.

El poema de Berceo, al igual que el más conocido dedicado a San Millán de la Cogolla, tenía como finalidad fomentar su devoción y servir de estímulo para las peregrinaciones.

Tras una extensa serie de hagiógrafos medievales, la consolidación de su culto y leyenda se produjo en el siglo XVII donde el Padre Juan van BOLLAND (1596-1665) dio nombre a la sociedad formada por los padres jesuitas para coleccionar y publicar, depurando de forma crítica la vida de los santos, bajo el título de Acta Sanctorum. Los conocidos desde entonces como los bolandistas trataron de expurgar lo fabuloso o legendario de lo más o menos creíble de la vida de los santos.

En posteriores investigaciones sobre el diácono san Lorenzo reformaron aún más algunos aspectos de lo admitido anteriormente recogiendo solamente lo considerado como fuentes ciertas o verosímiles.


Son innumerables los lugares de culto distribuidos por numerosos países y poblaciones. Aparte de los cultos locales en toda la geografía española que sería prolijo enumerar, san Lorenzo es el patrón de Huesca, su ciudad natal, junto con otras poblaciones menores donde su culto está muy extendido, entre otras muchas, como patrón de La Zarza de Pumareda, o Saucelle en la provincia de Salamanca, dando nombre, incluso, a localidades como a San Lorenzo de la Parrilla en la provincia de Cuenca, al igual que a barrios populares que se conocen por su nombre y a su relación con numerosos topónimos.

En toda Italia, y especialmente en Roma, existen numerosas iglesias bajo su advocación. Incluso se cree que parte de sus restos se conservan en un sepulcro en la basílica de San Lorenzo Extramuros.

Sobre la autenticidad y la credibilidad de las reliquias

Con clara intencionalidad divulgadora y ejemplificadora, el jesuita francés Jean Croisset (1656-1738) recoge en su conocidísima obra Año Cristiano o ejercicios devotos para todos los días del año, publicada originalmente en Lyon entre 1712-1720, con versión española en ocho volúmenes de J. Francisco de Isla (Salamanca, 1753 y ss.) la vida de san Lorenzo. Se trata de una obra de referencia con más de cincuenta ediciones a lo largo del siglo XIX. En ella se recogen casi cinco mil santos biografiados donde no duda en recoger ecos históricos-legendarios sobre los mismos. Respecto a las pretendidas reliquias conservadas de san Lorenzo, anota:
«Consérvanse en Roma, además de la mayor parte de su santo cuerpo, todos los instrumentos con que fue martirizado. Muéstrase una parte de las parrillas en que fue tostado, y una gran piedra de mármol, teñida aun de su preciosa sangre, sobre la cual tendieron el santo cuerpo después que consumó su martirio. En otras iglesias de Roma se muestra la ceniza y algunos de los carbones que sirvieron para tostarle. También la Francia se gloria enriquecida con parte de sus huesos y con algunos de los instrumentos que concurrieron a su triunfo, como se ve en el tesoro de San Dionisio y en la iglesia de San Vicente de Mens, en que se manifiestan varios fragmentos de las parrillas. En la iglesia de San Martin de León se expone a la publica veneración parte de su brazo, cubierto aun de la piel tostada; en Puy uno de sus huesos; y en todas partes se experimentan los efectos de lo que san Lorenzo puede con Dios en favor de los que fervorosamente le invocan. Apenas hay santo padre que no haya hecho magníficos elogios de san Lorenzo; y a su martirio, principalmente, atribuye el poeta Prudencio la entera conversión de la ciudad de Roma».
El Real Monasterio de El Escorial, además de palacio, pinacoteca, convento, biblioteca y basílica, es también depositario de numerosas reliquias donde se conservan y veneran. En el libro Las reliquias del Monasterio del Escorial. Documentación hagiográfica. Transcripción, introducción, notas e índices por Benito Mediavilla y José Rodríguez Díez, OSA. Ediciones Escurialenses, Vol I (2004), se recogen en su inventario, entre otras muchas, las conservadas de san Lorenzo, obtenidas por solicitudes, encargos y deseos de Felipe II de diversas iglesias romanas. En el inventario se recogen las respuestas a las dichas solicitudes junto a los testimonios acreditativos.

En cuanto a las reliquias, tanto mayores como menores, de su patrono san Lorenzo, el monasterio conserva más de cuarenta, superando, incluso, a las recogidas en la basílica romana de San Lorenzo Extramuros. Se conservan, entre otras, y algunas como respuesta a los deseos de Felipe II, obsesionado con la obtención de reliquias de diversas iglesias romanas y del resto de Europa. En cuanto a las reliquias, tanto mayores como menores, el monasterio conserva más de cuarenta, superando, incluso, las custodiadas en la referente basílica romana de San Lorenzo Extramuros. Se conservan, entre otras:

* Una imagen de San Lorenzo, de tamaño natural, regalo de Carlos II, de 18 arrobas de plata y 8 libras de oro.
* Reliquia del brazo de san Lorenzo y de un dedo.
* Dos pedazos de costillas de san Lorenzo recogidas en relicarios
* Testimonio del muslo de san Lorenzo que da el obispo de Montpellier de Francia.
* Dos huesos grandes de los muslos de los bienaventurados santos señor san Lorenzo y señor san Vitor.
* Reliquia de vn diente de san Lorenzo Mártyr; y que quien se le dio, le hubo de la Priora de el Monasterio de santa Cathalina del orden de Sto. Domingo en Mompellier de Francia,
* Un pedazo de la espalda de san Lorenzo
* Testimonio de una muela de san Lorenzo, etc., etc.

Reescrituras en la literatura popular impresa sobre la vida de los santos

A partir de la segunda mitad del siglo XVIII hubo un importante desarrollo de folletos y novelas cortas, como lecturas para cada vez un numeroso público. Impresores como Manuel Martín se especializaron en este tipo de publicaciones como fuente de ingresos. En el contexto de la Ilustración los hombres de letras denostaban las publicaciones de romances de ajusticiados, relaciones de sucesos, jácaras, almanaques y pronósticos para el considerado como público vulgar y que no contribuían a la mejora de la educación pública en las escuelas. Eruditos como Juan Menéndez Valdés lamentaba estas lecturas como vulgares e impropias en su Discurso sobre la necesidad de prohibir la impresión y venta de las jácaras y romances vulgares (Madrid, 1798). Sin embargo, al margen de las opiniones ilustradas, muchos pliegos y folletos de cordel se imprimieron sin licencias y ocultando premeditadamente el lugar y nombre del impresor para escapar de la censura y de litigios.

El impresor Manuel Martín diseñó y llevó a cabo un proyecto editorial con una amplia oferta de folletos con reescrituras de personajes famosos de la historia de España, así como de vidas de santos entresacadas de acá y de allá, distribuidos por los vendedores ambulantes con preeminencia de los ciegos. Su labor editora de todo tipo de papeles se desarrolló en Madrid entre los años 1756 y 1782.

Es en ese contexto se publicó la vida de san Lorenzo donde el autor del folleto señala las distintas fuentes a las que acudió para dar un marchamo de autoridad y de intento de veracidad cronística y de aceptada moral a su publicación, mostrando en sus portadas contar con las licencias necesarias. Experto en adaptaciones y reescrituras en ediciones baratas publicó una cuarentena de libritos de cordel, accesibles para un amplio sector de público, bajo el título Colección de varias historias, así sagradas como profanas…, figurando como autor Manuel Joseph Martín Santos Alonso. Su distribución de historias sueltas y su venta en pequeñas lonjas, así como por los ciegos ambulantes alcanzaron gran difusión. En un principio, estas historias fueron concebidas para formar parte de dos tomos encuadernados, aunque posteriormente pasaron para su venta a modo folletos sueltos. Antes de distribuirse de forma suelta, la vida de san Lorenzo formaba parte del tomo I (1767-1768). Reproduzco la portada del folleto:


Ejemplos de gozos populares y oraciones dedicadas al santo:


La vida y el martirio de san Lorenzo también se ha recogido en forma de comic en un tipo de folletos populares, como el publicado por una editorial mexicana formando parte de la amplia colección de Vidas ejemplares, de las que rescato la portada y la hoja final.

Vidas ejemplares, año VIII, nº 106, Editorial Novaro, México, 1961

Algunos ejemplos iconográficos

De joven y con la cara descubierta, a san Lorenzo se le suele representar con una dalmática de diácono. Suele llevar el Libro de los evangelios y una cruz procesional, ya que llevar la cruz y guardar los evangelios era misión y responsabilidad de los diáconos. También es frecuente su representación con la palma del martirio.

Sin embargo, el atributo más emblemático y conocido es la parrilla como símbolo de su martirio. Suele llevarla en la mano, aunque también puede verse representada sobre el hombro, a modo de pedestal o en una especie de tarima donde apoya los pies.

Hay cuadros emblemáticos donde, aparte de figurar asado en la parrilla, aparecen también escenas del juicio al que fue sometido.

Su figura aparece en frescos, vidrieras, retablos, tallas, relicarios, tímpanos de catedrales, capiteles, etc. 

Recordemos algunos ejemplos.








Tiziano - Martirio de san Lorenzo

Tiziano - Martirio de san Lorenzo (detalle)

©Antonio Lorenzo

1 comentario:

  1. ¡FANTASTICA! entrada esta dedicada a nuestro santo patrón, de la Zarza. Nunca había visto tanta información sobre la historia y leyendas de san Lorenzo. Vo a publicar, (enlazar) en nuestra página y dejar de manera permanente enlace en el apartado, San Lorenzo. Gracias Antonio por este regalo para nuestro pueblo y página.

    ResponderEliminar